La “locura” de reflotar el Balonmano en Guadalajara

Equipo Asobal

Compártelo: Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

FOTO: Javier Pozo /La Tribuna
TEXTO: Juan José Ortega Doñoro / Información completa en La Tribuna de Guadalajara 12/02/2017

«Fue una pequeña locura». Así es como califica Adolfo Aragonés la resurrección del balonmano de primer nivel en Guadalajara. Y es que, el ahora presidente de la Asobal fue uno de los responsables de la creación de la Asociación Deportiva Ciudad de Guadalajara, allá por 2007. «Prácticamente éramos la misma gente que habíamos estado en la etapa anterior. Ahora con muchas canas», añade sonriendo. «Decidimos que el balonmano tenía que volver».

Aragonés recuerda como por aquel entonces resistieron a la tentación de partir desde superior categoría: «En la vida hay que saber que, aunque uno crea que lo sabe todo, hay que aprender. Ahí, creo que tomamos una decisión inteligente, conforme al patrocinador, Reálitas, que fue el que propició que volviera el balonmano. Podíamos haber intentado comprar una plaza en la División de Honor B o incluso directamente de la Asobal. Pero preferimos entrar en Primera por aprender un poco. Aprender del mercado de jugadores, del mercado de fichajes, cómo hacer una estructura de un club… Y creo que al final fue positivo». Además, el hecho de partir de una categoría inferior permitió a Guadalajara disfrutar de sendos ascensos, primero a Honor B, en el polideportivo David Santamaría y, luego a la Liga Asobal, tras una agónica tanda de penaltis ante el Pozoblanco en el polideportivo San José que terminó decantando a favor de los locales el mítico Epeldegui. Al igual que hará dentro de tres años en la Asociación de Clubes de Balonmano, Aragonés dio un paso atrás en la directiva alcarreña en 2011, tras cuatro años como presidente: «En mayo de aquel año, avisé a la directiva de que mi etapa como presidente se agotaba y que tenía que venir alguien. Porque cuando alguien está en un puesto de este tipo, tienes que llamar a muchas puertas y hablar con mucha gente. Y a veces, esas gestiones no dan fruto. Entonces, muchas veces, la tentación es no volver a hacerlo. Si viene alguien nuevo, puede conseguir otros resultados incluso aunque haga algo parecido a lo que has hecho tú.

Si te mantienes mucho tiempo en un esquema, aparte de perder fuerza porque el momento del impulso va pasando; empiezas a sufrir los efectos de que ya lo sabes todo y eso no es bueno. Hay que dejar paso a la gente joven en todos los aspectos y en el deporte más». Una directiva actual, con Alejandro Ortiz al frente, para quela que Adolfo Aragonés tiene palabras de elogio. «Están haciendo una labor milagrosa porque estos últimos años han sido muy difíciles por la crisis y han sabido mantener el equipo. Creo que se ha hecho un buen trabajo, sobre todo con la cantera y con los aficionados, que no serán muchos, pero los que son, son muy fieles». Y todo, como en «el 90% de los casos», con personas que «realizan su trabajo en las directivas de los clubes de forma desinteresada.

Porque esto hay que tenerlo claro, los clubes modestos de ciudades modestas sobreviven gracias al esfuerzo y la dedicación de directivos que trabajan desinteresadamente, sólo porque queremos que el balonmano vaya a más».

De hecho, Adolfo Aragonés destaca que, atendiendo a la clasificación histórica, «se ve que el Balonmano Guadalajara ya es un clásico dentro de la Asobal». Una tabla en la que los morados aparecen en decimoctava posición con 222 puntos, cosechados a lo largo de diez temporadas y 310 partidos. Como referencia, el Atlético de Madrid, ahora desaparecido, aparece en esa lista en decimosexta posición con 234 puntos. Eso sí, en tan sólo seis temporadas.


Noticia anterior: «

Noticia Siguiente: »

>


Buscador